Funcionarios públicos. Tan necesarios y tan irritantes

A veces echamos la culpa de todos los males a los funcionarios, a pesar de que son una parte fundamental del funcionamiento de un país, y casi nos alegramos cuando les bajan o congelan los sueldos ya que parecen los protegidos por parte de cualquier Gobierno (lo cual es totalmente falso, ya sabemos que los grandes protegidos son, y más en los tiempos que corren, las bancos y grandes empresas).

Pero, y voy a contar un caso particular, a veces resultan irritantes, por no decir otra cosa. Resulta que tengo cita con un traumatólogo, para lo cual necesito hacerme primero, y justo el mismo día pero antes de la cita, una radiografía, pero resulta que no me pueden dar cita para la radiografía en ese momento porque los ordenadores no funcionan. Al cabo de unos días, pero días antes de la cita con el traumatólogo, va una persona, porque yo encima no puedo andar, a, en el caso de que ya funcionen los ordenadores, le den una cita para la radiografía, y, ¿qué le dicen? -textualmente- “lo siento no hay citas para ese día, tendrá que ser más adelante”, así, sin más. Pacientemente se le explica el caso, y la solución es, “pues lo siento señora, pero es que no hay cita” …perdone!!? qué parte no ha entendido!?!? Bueno pues después de un rato negociando (que con un funcionario de esta calaña no es tarea fácil) la “gran solución” es: “vaya usted a primera hora e intente que le hagan la radiografía cuanto antes”. Esta es de los que dicen tranquilamente que se ganan sobradamente el sueldo y no creas que decirlo le va a quitar el sueño precisamente.

De corazón que no tengo nada en contra de los funcionarios, tengo familiares y amigos funcionarios y estoy convencido que tanto ellos como otras muchas personas hacen su labor eficientemente, pero cuando se te presentan estos casos, pues te lo vuelves a plantear, ¿por qué esa falta de eficiencia en el sector público? ¿tal vez sí estén un poco mimados por el sistema español? Pues yo creo que en cierto modo si, pero no en cuanto a salarios o incluso horarios, pero sí en efectividad. No creo que aquellos que realicen su labor como es debido pusieran problema alguno en que los trabajadores públicos tuvieran algún tipo de objetivos y que puedan ser sancionados e incluso despedidos como otro trabajador cualquiera.

En definitiva, creo que son tan necesarios los empleos públicos como el control y vigilancia objetiva para que estos sean efectivos. No es mejor tres trabajadores a medio gas y poco resolutivos que dos eficientes. Y con esto no digo que sobren trabajadores públicos, pero sí servicios sociales. Tal vez habría que lograr unos puestos más controlados y más efectivos, y dar cobertura a otros aspectos en los que hay ausencia (ayudas a dependientes, a madres durante los primeros años, etc) que seguro a la larga se logra una población más productiva, precisamente por dejar y facilitar, al menos parcialmente, ciertas “preocupaciones” en manos especializadas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s